sábado, 22 de mayo de 2010

Viaje a Avalon

Según la Leyenda, el rey Arturo fué herido de muerte y llevado a la isla de Avalon para que lo sanasen. En ella, se había forjado su espada mágica, Excalibur, que le protegía de las energías de baja frecuencia, de vívoras y vampiros, de demonios propios y ajenos...


La isla estaba escondida detrás de las nieblas y sólo se podía llegar a ella a través de una barcaza. Evocaba al Paraíso, al otro mundo, a lo que no se ve. También se la conocía como la isla de Las Manzanas o la isla de Cristal. Su paisaje afectaba a los que llegaban a ella como lo hacen la mùsica o la poesia, los transportaba a algo más profundo.
¿Qué producía la visión de la isla? Era como si se abriera una cortina, como si se desvaneciera la niebla y apareciera una extensión de agua con una orilla verde iluminada por el sol. Su luz era dorada, de color melocotón y se percibia un gran silencio.


En la isla, prevalecía una cultura de artesanía y agricultura y se valoraba mucho la fertilidad y la paz. Se vivía en armonia con las estaciones del año y con la naturaleza. Prevalecía lo femenino. La relación con la tierra era natural y sencilla y se vivia de una forma fresca y espontánea.
Estamos ya en el tercer milenio y el patriarcado necesita la feminidad (la esencia femenina, la forma de actuar de la mujer) para que todo se equilibre y recuperemos la armonía. Si fuésemos todos más conscientes,volveriamos a dar importancia a las cualidades que hemos ido perdiendo como el amor, la bondad, la confianza, la compasiòn, la gratitid, la amabilidad...


El mundo actual padece demasiado conflicto debido a la energía masculina y su dominación. Sin embargo, percibo que la energía femenina se va liberando suavemente, poco a poco, y va emergiendo de las nieblas del racionalismo después de llevar tanto tiempo reprimida, temida y distorsionada.
El pasado mes de Septiembre, fuí a conocer físicamente un lugar, mágico para mí, en el que no se sabe bien hasta donde llega la Leyenda y empieza la realidad. Me sentía muy atraída por el Suroeste de Inglaterra porque es la Inglaterra antigua, romántica y acogedora que ha inspirado a tantos escritores como Jane Austen, Thomas Hardy, Agatha Christie ó la mismísima Rosamunde Pichler.


Su cream-tea, sus casitas de campo, sus suaves colinas, sus encantadores pueblos y, ¡cómo no!, sus adorables ovejitas que tan buena lana dan, hicieron que me sintiera en la gloria. En aquélla zona, los monjes de la Abadía benedictina de Tavistock, crearon el tradicional té con bollitos calientes y los famosos scones (panecillos) en el siglo X.


Lo que era Avalon en la Leyenda Artúrica ahora es Glastonbury y se halla en Somerset, cerca de Bristol. “Glastonbury Tor” es una colina lisa, sin árboles, de formas redondeadas, que era lo más elevado de la isla. Es un cerro de escasa altura pero pronunciada pendiente. En la cima, está la Torre de San Miguel y, desde allí, se contempla una hermosa y apacible panorámica: el Zodíaco de Glastonbury.


El Zodíaco es un profundo templo paisajístico que tiene relación con con las Estrellas y con Lugares Sagrados de toda la Tierra.. Conecta con la escala macrocósmica, lo que ayuda a la sanaciòn y evolución personal y planetaria. Se ven las ruinas de la antigua Abadía, las del Castillo de Camelot (sede de la Corte del rey Arturo) y Chalice Well.
“Chalice Well” es un lugar Sagrado. Al entrar en sus jardines y subir por el sendero adoquinado bajo los arcos vivos de plantas entrelazadas por la pérgola de roble, tuve la emocionante sensaciòn de que había llegado al Paraíso.


Las aguas que allí fluyen por debajo de la tierra se han venerado a lo largo de los siglos, no sólo como la esencia de la vida sino como una ofrenda que hace la Madre Tierra para alimentar física y espiritualmente a todo lo que tiene vida.
Chalice Well es una fuente de agua rojiza (ferruginosa, con hierro) que está tapada para asegurar su pureza. El agua sube por el pozo (well) y la tapa es de roble inglés con una Vesica Piscis de hierro forjado, atravesada por una espada sangrienta. La imgen son dos círculos entrelazados (cielo y tierra, espíritu y materia, consciencia e inconsciencia, masculino y femenino). Sus propiedades y proporciones geométricas son la base de una armonía que también se encuentra en la Abadía y en la propia naturaleza. Su mensaje es que hay que integrar en nuestra vida cotidiana el cariño y el cuidado de la Tierra y de todas sus formas vivas.


En 1.999 Wellesley Tudor Pole, un hombre sabio y clarividente, compró Chalice Well con la intención de conservarlo para siempre como Lugar Sagrado. El fideicomiso se ve obligado a proteger el Pozo y a facilitar lugares de meditación y consciencia espiritual a todos, sea cual sea su camino.
Dentro de los jardines hay una casa construida en el siglo XVII que sirve de refugio a los socios del Pozo y que se llama Little St. Michael.
Este Lugar contiente una promesa de sanación, sentido y plenitud. Para llegar allí, hay que emprender un viaje interno y externo. Si te atreves a cruzar las nieblas, entras en el reino de la libertad y la creatividad.


En Avalon sentí el pulso de la Tierra y aprecié la fuerza vibrante de la vida que sostiene el Planeta en el que vivimos.
De allí he vuelo vital, vibrante, ligera y deseando contárselo a mis lectores lo mejor posible.
Sé que pronto volveré...


Amparo Ruiz Palazuelos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario